Para empezar decir que el látex es una material  que lleva muchos años entre nosotros. En el años 1800 ya existían los primeros colchones de látex, pero este tipo de colchón era muy pesado  debido a la densidad del material y por lo tanto su precio se encarecía mucho más. Se fabrica a partir de la resina del árbol llamado caucho, y se mezcla con endurecedores y antioxidantes,  la cantidad de látex en un colchón es muy variable, aunque pensemos que el colchón es de látex puro puede llevar desde un 20% a un 97% de producto natural. Se considera que es látex 100% cuando ya lleva un 80% de látex. No es que los estén timando o engañando al comprar un colchón de látex, la razón es que el látex es un producto orgánico que necesita  de resinas  endurecedoras y productos estabilizantes para que se convierta en un bloque solido, estable y sobretodo duradero. En 1940 fue cuando se descubrió el poliuretano que es un material mucho menos pesado que el látex  y por lo tanto tenia un coste muy inferior al látex. Ventajas del  látex: Tiene una gran resistencia al hundimiento y un tacto suave  muy adaptable al cuerpo. Su firmeza es medio-alta y muy aconsejable para personas que no les guste un colchón duro  y para los que les gusta un colchón con una acogida suave. El látex elimina la presión sobre los músculos, por lo que se suele aconsejar a personas mayores, ya que cuando vamos sumando años  restamos en masa muscular, y por lo tanto necesitan un colchón suave. Inconvenientes del látex: Cuanto mas producto natural lleve el colchón mas delicado será su cuidado, tendremos que tener cuidado con la humedad, necesitara mas transpiración. Este es el principal problema del látex que necesita más ventilación  porque  puede llegar a coger moho. Por eso siempre recomendamos que tiene que ir sobre un somier de láminas y nunca en base tapizada. Con una buena ventilación un colchón de látex puede llegar a dudar entre 7 y 9 años.

Compartir ...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Sobre el autor - persomiar

Escribir un Comentario

Consecuencias de la apnea. El insomnio y la obesidad