¿Que-es-el-síndrome-de-las-piernas-inquietas-

 El síndrome de las piernas inquietas (SPI) se presenta más frecuentemente en personas de mediana edad y en adultos mayores. Esta afección empeora con el estrés y su causa se desconoce en la mayoría de los casos. Este síndrome puede ocurrir con mayor frecuencia en pacientes con:

  • Enfermedad renal crónica
  • Diabetes
  • Deficiencia de hierro
  • Embarazo
  • Uso de ciertos medicamentos, como cafeína, bloqueadores de los canales del calcio, litio o neurolépticos
  • Abstinencia de sedantes

Este síndrome se transmite con frecuencia de padres a hijos y esto puede ser un factor cuando los síntomas comienzan a temprana edad. El gen anormal aún no ha sido identificado. El síndrome de las piernas inquietas puede ocasionar una disminución en la calidad del sueño (insomnio). Esta falta de sueño puede llevar a somnolencia  diurna, ansiedad o depresión y confusión o lentitud en los procesos de pensamiento. Este síndrome lleva a sensaciones en la parte inferior de las piernas entre la rodilla y el tobillo. La sensación provoca molestia a menos que se muevan las piernas. Estas sensaciones:

  • Por lo regular ocurren en la noche cuando uno está acostado o algunas veces durante el día cuando uno se sienta por períodos prolongados.
  • Se pueden describir como de arrastre, dolor, tirón, ardor, hormigueo o rampa.
  • Pueden durar una hora o más.
  • Algunas veces pueden ocurrir en la parte superior de las piernas, los pies o los brazos.

Usted sentirá un deseo irresistible de caminar o mover las piernas que casi siempre alivia la molestia. Todos estos síntomas a menudo interrumpen el sueño. Los síntomas algunas veces pueden dificultar el hecho de sentarse durante los viajes por aire o en automóvil o a lo largo de las clases o las reuniones. Los síntomas pueden empeorar durante los períodos de estrés o trastorno emocional. No hay ningún examen específico para el síndrome de las piernas inquietas. El médico por lo regular no encontrará ningún problema, a menos que también se presente neuropatía periférica. No existe cura conocida para el síndrome de las piernas inquietas. El tratamiento está orientado a reducir el estrés y ayudar a la relajación muscular. Las siguientes técnicas pueden ayudar:

  • Ejercicios de estiramiento suave
  • Masajes
  • Baños calientes

Los pacientes con deficiencia de hierro deben recibir suplementos de este elemento. Este síndrome no es peligroso ni potencialmente mortal  y no es una señal de un trastorno serio; sin embargo, puede ser molesto y perturbar el sueño, lo cual puede afectar su calidad de vida. Las técnicas para estimular la relajación muscular y para disminuir el estrés pueden reducir la incidencia de este síndrome en personas propensas a esta afección.

Compartir ...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Sobre el autor - persomiar

Escribir un Comentario

Trucos para dormir mejor. El Mito del Colchón Duro.