Nostalgia

A veces me pongo nostálgica y empiezo a recordar  años atrás.

Los niños jugábamos  a cualquier cosa y éramos felices,  jugar al escondite, al pilla pilla al 1 2 3 pared, a la comba, íbamos en bicicleta sin casco, con el monopatín y con los patines  sin rodilleras ni casco.

Lo más arriesgado que hacíamos era tocar un timbre y salir corriendo.

Nos caíamos y nos ponían un poco de  “mercromina”  y a correr otra vez. Habrá gente que no sepa ni lo que es!!

A la hora de las comidas no hacíamos ascos a nada, si en el patio se te caía el bocadillo lo agitabas un poco y te lo comías, yo creo que crecimos en la mejor época de todas.

A la hora de la cena, sobretodo en época estival, salía nuestra madre por la ventana a llamarnos  a gritos y ya podías estar lejos, pero la escuchabas, no hacían falta los teléfonos,  después de cenar otra vez salíamos a la calle a jugar con los amigos.

Nos pasábamos la ropa de un hermano a otro y los libros del colegio. Estábamos deseando que nuestro hermano mayor nos pasara esa chaqueta o esos tejanos que tanto nos gustaban.

Hoy en día todo ha cambiado tanto.

Los niños de hoy han cambiado tanto, están todo el día con los videojuegos, con las consolas, con los teléfonos móviles con las Tablet,  tienes mucho más de lo que teníamos nosotros, pero yo creo que no son tan felices como lo éramos nosotros.

Esta claro que todo evoluciona para bien pero en algunas cosas va demasiado rápido, no hay que dejar nunca de ser niños, todos llevamos un niño dentro.

Lo único que no hecho de menos son esos colchones tan duros con los que nos hacían dormir nuestras  madres, y lo peor  eran los colchones que tenían nuestras abuelas aquellos de lana que te hundías. Ni tanto ni tan poco.

Menos mal que en ese aspecto hemos mejorado, en Persomiar trabajamos innovando cada día para que duermas y descanses , porque dormir y descansar es un placer y una necesidad.

Compartir ...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Sobre el autor - persomiar

Escribir un Comentario

Elegir el colchón adecuado Dulces Sueños.