La-Obsolescencia-programada-o-planificada

Que mundo tan extraño donde se  fabrican cosas buenas que no duran.

Es motivo comercial o de avances de tecnología el hecho de hacernos cambiar de móvil porque la batería ya no da de sí, o una impresora porque no se encuentran cartuchos de recambio.

No, esto se llama obsolescencia programada, una técnica usada a lo largo del siglo XX, para fomentar el consumo y dar a entender a los consumidores que necesitaban productos cada vez más nuevos pero no más buenos.

Un documental conjunto de TVE y ARTE, disponible en Youtube, lo demuestra de forma detallada. //www.youtube.com/watch?v=chJT_uxSqNk

La argumentación de nuevos producto desbanca el antiguo, haciéndonos creer que debemos remplazar lo que tenemos porque si no, no estaremos al día y no podremos aprovecharnos de las nuevas tecnologías o de los avances de nuestro mundo.

La otra forma es limitar la vida útil de lo que compramos para obligarnos a cambiarlos.

¿Quién no ha pensado al menos una vez?:

Las neveras de antes duraban mucho más que las de ahora, y  los  televisores también.

No es porque lo que las componían era de mejor calidad, sino que los fabricantes querían dar a sus clientes un producto fiable y duradero. Luego se dieron cuenta que si el producto duraba más, el cliente compraba menos.

Así que idearon un sistema que hacía  que lo que fabricaban durara  menos, introduciendo “defectos” imperceptibles  que no soportan el paso del tiempo o dejaron de construir los recambios  más solicitados, para que el cliente, ante la falta de solución para reparar, se vea obligado a cambiar un aparato que funcionaba bien.

En nuestro mundo del colchón, esta claro que, como fabricantes, estamos día tras día buscando soluciones a los problemas de las personas como el dolor de espalda, el sudor excesivo o la carga electro-estática. Esto nos hace investigar nuevos materiales que puedan aportar el alivio a estas dolencias.

No  incitamos  a  nuestros clientes a cambiar un buen colchón por otro buen colchón, el cliente decidirá si lo necesita o si su economía se lo permite.

Confiamos que nuestros clientes hagan caso de nuestros consejos, y cambien sus colchones cada 10 años como se recomienda.

Nosotros fabricamos colchones para que duren como mínimo los 10 años o más.

Compartir ...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Sobre el autor - persomiar

Escribir un Comentario

No dormir bien, puede matarte. El Aire Puro.