Nuestro tiempo de sueño varía a lo largo de la vida. Al nacer, el bebé tiene un ciclo de sueño que se organiza en unas 3 horas. Entre la tercera semana y el tercer mes, “el bebé duerme toda la noche”, es decir que su sueño es principalmente nocturno, con siestas que persisten. Con el paso de los años las siestas  desaparecen, entre los 4 y 6 años,la duración del sueño, que es más de 12 horas por cada 24 horas al nacer, disminuye a 10 horas a los 5-6 años. En la adolescencia, el sueño se estabiliza alrededor de 8 o 9 horas por noche de promedio. Desde la edad adulta hasta la vejez, la duración del sueño nocturno disminuye un poco, pero en realidad se mantiene bastante estable en base de 24 horas debido a la reaparición de la siesta en los ancianos. El sueño se convierte psicológicamente más ligero y más sensible a las perturbaciones de todo tipo con la edad,la fase 4 que es la fase más profunda del sueño  disminuye y desaparece en los ancianos. En edades adultas el sueño es menos profundo, nos despertamos con facilidad, por lo tanto, no es ni raro ni patológico el estar despierto por la noche durante 1/2 hora o 1 hora pasada la edad de 55 años.

Compartir ...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Sobre el autor - persomiar

Escribir un Comentario

La fibromialgia y el descanso. Alergia a los ácaros del polvo.