El-dormir-de-los-niños

Desde el momento del nacimiento han de regularizarse los períodos de actividad y de reposo, con el fin de adaptarlos a las condiciones ambientales. Sobre todo, en los niños es un requisito imprescindible es que deben dormir un número determinado de horas para que puedan hacer frente a la actividad diaria.  La escuela jugará un papel crucial, la combinación de la actividad con el reposo, el descanso y el sueño. De hecho, hasta los 5 años el niño debe dormir la siesta preferiblemente después de la comida. El sueño del menor  ha de contar con su propio espacio para el descanso, no es aconsejable que duerma en el mismo cuarto que los adultos. A los seis meses, el sueño es de más de 15 horas diarias y al año alrededor de 14 horas. Entre los dos y tres años duerme de 1 a 1:30 de siesta durante el día y unas 12 h durante la noche. Determinadas causas físicas, estados emocionales o alteraciones de sectores de la personalidad son los desencadenantes de episodios de intranquilidad, movimientos de brazos y piernas, pesadillas o crisis de terror. De ahí que los padres tienen que mantener firmeza con los horarios, así como proveer de alegría y seguridad al niño cuando va a la cama. No se debe asociar el ir a la cama como un castigo. Las conclusiones de algunos especialistas coinciden en que los niños activos necesitan dormir más y concilian el sueño con mayor facilidad. No obstante, los niños inactivos durante el día tienen más dificultades para quedarse dormidos en la noche. Para que los niños duerman y descansen bien desde muy pequeños, es aconsejable que como los mayores,duerman en un buen colchón, para que así puedan descansar correctamente, para poder empezar el día con energía.

Compartir ...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Sobre el autor - persomiar

1 Comentario

  • Raquel

    enero 29, 2013 at 4:40 pm

    lo malo o bueno de todo esto es que cuando tienes un hijo duermes cuando ellos te dejan!!! das un cambio de vida brutal!!

    Responder

Escribir un Comentario

Cambios de costumbres al dormir. Felices sueños.