Colchón--duro-o-colchón-blando

Muchas de nuestras dolencias pueden tener su origen en los colchones.

 Hasta hace poco, los profesionales de la medicina recomendaban los colchones duros para las dolencias de espalda.

 Sin embargo, recientes estudios desvelan que, al contrario de lo que se pensaba, los colchones intermedios son mejores para las personas con molestias lumbares.

Un colchón muy duro no se amolda, mientras que uno de firmeza intermedia se adapta a la curvatura de la columna y, por tanto, el cuerpo se apoya mejor.

Por otra parte, si el colchón es demasiado blando corre el riesgo de torcerse la espalda, si es su caso una de las soluciones sería cambiar su somier por una base tapizada para tener un buen apoyo de la columna.

Nuestro cuerpo no debe adaptarse al colchón,  es el colchón el que debe adaptarse a nuestro cuerpo. En este sentido, los colchones de viscoelástica  son muy recomendables, ya que su tecnología permite que la presión de nuestro cuerpo se reparta uniformemente, y que así nuestros músculos se relajen mientras dormimos.

Para  que aciertes a la hora de comprar un colchón te aconsejo que te tomes tu tiempo, entra en www.persomiar.com  y  en la sección de viscoelásticos encontrarás 6 modelos diferentes que estoy segura que entre ellos está el tuyo.

En cada modelo de colchón encontrarás un video de la reacción que tendrá el colchón con pesos diferentes para que puedas tener una idea de como reaccionará con tu fisonomía.

Invierte en salud, tu cuerpo te lo agradecerá.

 

Compartir ...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Sobre el autor - persomiar

Escribir un Comentario

Días de invierno. El sueño es imprescindible.