Triste-publicidad

Triste Publicidad nos hacen. Hay imágenes que creíamos desaparecidas de nuestro entorno, ¡pero no! Quedan personas irrespetuosas del medio ambiente, cada vez menos, afortunadamente. Si no cambian las mentalidades, cuando iremos de excursión al campo en familia o buscar setas, nos encontraremos con imágenes como esta, nuestros hijos nos preguntarán porque. ¿Cómo explicarles que la gente puede comportarse así? ¿Lo entenderán?  Pues yo digo NO. Como fabricante de colchones, No quiero ser cómplice de estos delincuentes. Hay muchas formar de deshacerse de su viejo colchón, la más sencilla es llamar a su ayuntamiento para que venga a recogerlo o nos avise de qué día podrá sacarlo a la calle para que lo retiren. La otra es llevarlo a punto de recogida de residuos, o Punto Verde. Un colchón viejo no termina su vida al salir de su domicilio. Y no debe terminarla en la calle, al lado del contenedor, o peor  todavía, tirado en una cuneta o en un camino. Recuerden, un instante, cuando había vertederos aquí y allá…. ¿Se acuerda? Pregunto si se acuerda porque hace tiempo que han desaparecido de nuestros horizontes afortunadamente, no? Un colchón, hoy, tiene más de una vida, los tiempos difíciles económicamente, el cambio climático así como una orientación cada día mayor por la sostenibilidad hace que empresas se preocupen de reciclar lo hasta ahora ni imaginado.

Compartir ...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Sobre el autor - persomiar

Escribir un Comentario

Elegir colchón; tarea complicada. Paso de Morfeo.